Blog para jóvenes cristianos

Archive for the ‘Sentimientos’ Category

 

Este post va dirigido a todas las lectoras mujeres y también a los hombres que quieran ayudar a que sus conocidas se den cuenta si están viviendo una situación de agresión por parte de algún varón.

 

Día de la no violencia contra la mujer

 

*Te critica, se burla, reprueba tu forma de ser y te pone en ridículo. Por ejemplo, se pelea contigo en público.

 

*Intenta aislarte de las personas que quieres. Por ejemplo, habla mal de tus amigos y/o tu familia.

 

*Se porta como autoridad y quiere tener el control. Por ejemplo, revisa tus cosas y te pregunta con quién estás y por qué.

 

*No muestra afecto ni seguridad de querer estar contigo. Por ejemplo, te hace sentir poco relevante en su vida.

 

*Hay poca comunicación. Por ejemplo, muestra poco o nulo interés por lo que opinas, piensas o sientes.

 

*Suele descalificarte o mostrar desprecio. Por ejemplo, te compara con otras mujeres y te hace creer que eres poca cosa.

 

*Tiene actitudes contradictorias. Ej: dice algo distinto a lo que hace.

 

*Miente y manipula con tal de tener siempre la razón. Por ejemplo, logra que te sientas culpable por todo lo negativo en la relación.

 

 

Por eso, si en la relación que llevas identificas alguno de estos comportamientos en tu pareja. Te aconsejo que te alejes, porque es probable que no termine bien, si en el noviazgo ya hay señales de agresión, cómo será tu futuro matrimonio? Mejor alejarse ahora y no después cuando ya han formado una familia. Entrégalo en las manos de Dios, y verás que El te protege y te cubre de su gracia para que puedas vivir Su Voluntad. Y Su Voluntad es que a tu lado haya un hombre de fe, correcto y bondadoso que te trate como tú lo vales. Porque eres la princesa de Dios. Siempre recuérdalo.

 
“Ama a tu esposa de la misma manera en que amas a tu cuerpo y tu vida.”(Efesios 5:28-33).

 

Te envío un gran abrazo,

La autora: Marilyn 

 

Quizás este título es un poco fuerte, no? Pero considero que es importante hablarlo. Porque son cosas que están pasando, que es común entre los jóvenes. Entonces por qué no hablarlo a la luz de la fe??

 

Pareciera como si lo normal en la sociedad es la lujuria, el libertinaje, el descontrol en las emociones, dejarse llevar y entregarle el cuerpo al otro así sin más… aunque uno se “cuide”, no lo justifica…

 

el verdadero amor espera

Entre nosotros, pareciera que el hecho de tener relaciones sexuales es totalmente normal, aunque no conozcamos bien a la persona, aunque ni siquiera sea nuestra pareja, o aún estando de novios pareciera que hay cierta insistencia del hombre en hacerlo. Y bueno, las mujeres también…

 

Se supone que es divertido, que es placentero, que somos jóvenes y hay que disfrutar. Por todas partes, los programas de televisión, los afiches en las calles, los programas de radio, en el Internet, nos bombardean con imágenes y vídeos lujuriosos que incitan a eso…

 

Hay una cultura del mostrarse, de ser como objetos que complazcan al otro, tratarse como “cosas” que dan placer, sin ningún valor en el interior de la persona, en sus valores, en su familia, en sus estudios… no, nada, lo único que importa es el cuerpo, el atractivo, el placer….

 

En este post quiero decirle al mundo que NO estoy de acuerdo con esto. Quiero animarlos a ustedes, queridos lectores, que sigamos firmes en las enseñanzas de nuestro Señor. La castidad es algo muy preciado que la mayoría no comprende, yo lo defiendo, lo aliento, y no tengo vergueza en decirlo. Valoro mucho mi cuerpo como Templo del Espíritu Santo como para entregarlo a otra persona. Pertenezco a Dios hasta el día de mi matrimonio por Iglesia. Porque en ese momento, mi esposo y yo estaremos unidos por un vínculo de amor bendecido por el Señor, y El será el centro…

 

Y no quiere decir que el/la que elija este estilo de vida de acuerdo a la fe cristiana es una persona poco atractiva o “fea”. Para nada, uno puede ser atractivo ante los ojos de los otros y aún así mantenerse firme en esta decisión. Yo sé el valor que tengo, sé que soy muy valiosa ante los ojos de nuestro Señor, mi cuerpo es sagrado. Los aliento a reflexionar sobre este tema, y evitar las situaciones de tentación en donde ya sabemos que se puede terminar en relaciones sexuales.

 

Yo estoy orgullosa de ser cristiana, estoy orgullosa de elegir la castidad como modo de vida, estoy orgullosa y sin vergüenza lo digo y lo mantengo. Los aliento también a elegir este estilo de vida puro de acuerdo a las enseñanzas de nuestra querida fe y de nuestro Señor!

 

Que podamos ser puros de cuerpo y de corazón, que nos ayude a evitar situaciones de tentación, que nos siga dando la valentía para defender este estado de vida de pureza y que nos proteja de todo hombre/mujer que no lo quiera respetar. Amen!!

 

“Todo me está permitido, pero no todo me conviene. Todo me está permitido, pero no me haré esclavo de nada(…) El cuerpo no es para el sexo, sino para el Señor, y el Señor es para el cuerpo.” (1 Cor 6, 12-13) 

 

Autora: Marilyn

 

Queridos lectores, le comparto esta bella oración que encontré, para poner en práctica en momentos de tristeza y desolación y que Dios nos ayude.

 

cuando estés triste


“Señor Jesús, tú conoces mi tristeza que ahoga mi corazón y sabes el origen de ella. Hoy me presento ante ti y te pido, Señor, que me ayudes, pues ya no puedo seguir así. Sé que tú me llamas a vivir en paz, con serenidad, gozo y alegría, incluso en medio de las dificultades cotidianas. Por eso hoy te pido que pongas tus benditas manos en las llagas de mi psiquis que me hacen tan sensible a los problemas y me liberes de la tendencia a la tristeza y a la melancolía que anida en mí.

 
Hoy te pido que tu gracia vaya restaurando mi historia, a fin de no vivir esclavizado por el recuerdo amargo de los acontecimientos dolorosos del pasado. Como ellos han pasado, ya no existen, te entrego lo que pasé y lo que pasaron las personas amadas; lo vivido y lo sufrido por nosotros.
Quiero perdonarme y perdonar, a fin de que tu gozo comience a fluir en mí.
Te entrego las tristezas unidas a las preocupaciones o a los temores del mañana. Ese mañana tampoco ha llegado, por lo tanto sólo existe en mi imaginación. Sólo hoy debo vivir y sólo hoy debo caminar en tu alegría. Aumenta mi confianza en ti, para que aumente en mi alma el regocijo. Tú eres Dios y Señor de la historia y de la vida, de nuestras vidas. Por eso toma mi existencia y la de las personas amadas, con todos nuestros quebrantos, con todas nuestras necesidades y que con la ayuda de tu poderoso amor se desarrolle en nosotros la virtud de la alegría. Amén”.

 

“¿Por qué te abates, oh alma mía, y te turbas dentro de mí? Espera a Dios, porque aún le he alabar. ¡Él es la salvación de mi ser!” (Salmo 42, 3)

 

Hola queridos lectores,

El día de hoy los invito a reflexionar sobre la conducta sexual que deberiamos tener como cristianos, creo que es un tema importante para los jóvenes aunque muchas veces no se habla de ello en el ambiente religioso por tratarlo como un tema vergonzoso e impuro. Comencemos con unas valiosas citas bíblicas al respecto:

 

* “Todo me está permitido, pero no todo me conviene. Todo me está permitido, pero no me haré esclavo de nada. (…) el cuerpo no es para el sexo, sino para el Señor, y el Señor es para el cuerpo.” (1 Cor 6, 12-14)

 

* “¿No saben que sus cuerpos son miembros de Cristo? (…)el que se une al Señor se hace un solo espíritu con él.” (1 Cor 6, 15-17)

 

* “Huyan de las relaciones sexuales prohibidas. Cualquier otro pecaso que alguien cometa queda fuera de su cuerpo, pero el que tiene esas relaciones sexuales peca contra su propio cuerpo” (1 Cor 6, 18)

 

* “¿No saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo que han recibido de Dios y que está en ustedes? Ya no se pertenecen a sí mismos. Ustedes han sido comprados a un precio muy alto; procuren, pues, que sus cuerpos sirvan a la gloria de Dios.” (1 Cor 6, 19-20)

 

 

Los jóvenes somos tendientes a sentir mociones de índole sexual con alguien, y eso es lógico y normal. Pero hay que tener en cuenta que “la conducta sexual del cristiano obedece, en primer lugar, a una lógica de la fe en Jesucristo” (explicación de La Biblia para 1 Cor 6)

 

Hay que evitar las situaciones en las cuales sabemos que seremos tentados al contacto físico de indole sexual como ciertas caricias, abrazos y besos… Hay que tener mucho cuidado aún dentro del noviazgo ya que es una etapa muy valiosa de preparación para el matrimonio que debe ser vivida a la luz de la fe y del amor a Dios que ambos deberían profesar.

 

Como seres humanos necesitamos del cariño y del amor de los demás, especialmente del sexo opuesto, pero no caigamos en una actitud de mendigar amor o de pensar que solo seremos felices si alguien nos dice palabras bonitas o nos demuestra fisicamente su afecto. Creo que deberíamos tener muy en cuenta que el único amor perfecto es el de Dios, que el único abrazo perfecto lleno de amor sublime es el de Jesús, y que a El deberíamos recurrir en momentos de necesidad de amor y no a los brazos de alguien que puede hacernos caer en tentación y manchar nuestra pureza de corazón.

 

Los invito a seguir el consejo del apóstol Pablo: que nuestros cuerpos sirvan para la gloria de Dios. Es decir, evitando con la fuerza del Espíritu Santo toda ocasión de tentación sexual y procurando utilizar nuestros cuerpos para servirlo a El con actitudes de amor fraterno, generosidad y en el ministerio que Dios nos ha manifestado que quiere que hagamos para Su gloria. Amen!

 

Autora: Marilyn

 

Hola queridos lectores,

Hoy comparto este hermosa reflexión que encontré:

 

el miedo

 

Tenía miedo de estar solo: ¡Hasta que aprendí a quererme a mí mismo!

Tenía miedo de fracasar: ¡Hasta que me di cuenta que únicamente fracaso si no lo intento!

Tenía miedo de lo que la gente opinara de mí: ¡Hasta que me di cuenta que de todos modos opinarían de mí!

Tenía miedo de que me rechazaran: ¡Hasta que entendí que debía tener fe en mí mismo!

Tenía miedo de sentir dolor: ¡Hasta que aprendí que era necesario para crecer!

Tenía miedo de la verdad: ¡Hasta que descubrí la falsedad de las mentiras!

Tenía miedo de la muerte: ¡Hasta que aprendí que no es el final, sino más bien el comienzo!

Tenía miedo de sentir odio: ¡Hasta que me di cuenta que no es otra cosa más que la ignorancia!

Tenía miedo de hacer el ridículo: ¡Hasta que aprendí a reírme de mi mismo!

Tenía miedo de hacerme viejo: ¡Hasta que comprendí que ganaba sabiduría día a día!

Tenía miedo de mi pasado: ¡Hasta que comprendí que no podía herirme más!

Tenía miedo de la oscuridad: ¡Hasta que vi la belleza de la luz de una estrella!

Tenía miedo de cambiar: ¡Hasta que vi, que aun la mariposa más hermosa necesitaba pasar por una metamorfosis antes de volar!

 

Autor invitado: Lucas

Un joven que pone toda su confianza en Dios y responde a Su amor. Terminó el secundario y, con la gracia de Dios, inició el Seminario.

 

MIRADAS… CÓMO BUSCAMOS MIRADAS

 

Buscamos algo, y lo buscamos en los demás. En las miradas de los demás: mirada de confianza, de respeto, de aprobación, en fin, mirada de amor. Pero eso no sucede. Por el contrario, lo único que encontramos es juicio, desprecio, reprobación, envidia, soberbia, rencor… odio. Todas estas cosas nos suelen generar unos cuantos dolores de cabeza y nos mantienen ocupados grandes parte del tiempo. Sobre todo lo que nos genera es MIEDO, por esto vivimos con miedo. Miedo al “que dirán”, o mejor dicho, “cómo me mirarán”, miedo… Y no se puede vivir con miedo.

 

Miradas

Lo que pasa es que en las miradas se ve todo. Podemos disimular todo,  pero nunca las miradas. A través de los ojos no podemos mentir, ellos dicen lo que pensamos o lo que decimos sin que lo ordenemos. Y nuestros ojos están constantemente inquietos buscando  a otros que los miren con confianza. En realidad nuestro corazón esta inquieto. Es que, como decía un santo “los ojos son el reflejo del alma”. El corazón busca compañía, la compañía  de otro corazón, y cuando la tiene teme perderla  teme quedarse solo… desaparecer, y llorar amargamente. Es parte del vacío existencial que tenemos todos los seres humanos, es la realidad. Y cuando no encontramos miradas, a este vacío lo tratamos de llenar… ¡¡con lo que sea!! con comida, drogas, alcohol, televisión, ruido, actividades, planes, sexo, proyectos de vida o lo que sea. Cualquier cosa que pueda ocupar ese vacío y nos ayude a pensar en otra cosa, sirve, para olvidarnos de la ansiedad y el miedo.

 

Entonces busco. Busco caerle bien a los demás, agradarles, ser “normales”, “iguales al resto” para que no me señalen, para que “me miren bien”. Y si algo sale mal, ahí esta de nuevo esa mirada: “¡Cómo vas a hacer eso!”, “tendrías que haberlo hecho así” y nuca falta esa risita irónica.

 

La pregunta es ¿Cómo superar esto? ¿Podré alguna vez encontrar una mirada, al menos una, que no me juzgue? ¿Dónde? ¿Es posible? Tiene que ser alguien que me conozca a fondo, que me entienda , pero en serio, que conozca mi dolor y mi historia, alguien que sepa valorarme, pero con honestidad, sin engañarme, como… mi madre pero que este siempre conmigo durante toda mi vida, que nunca me deje solo, alguien que simplemente… ME AME.

Fuimos hechos para Ti y nuestro corazón estará inquieto hasta que descanse en Ti.  (San Agustín)

“Vengan a mi los que están cansados y agobiados y yo los aliviare” (Mt 11, 28)

 

¡Benditos sean los sagrados corazones de Jesús y María! !Benditas sean las santísimas miradas de Jesús y María!      

 

 

 

 

 

Hola querido lector,

¿Para qué necesitas ser más valiente? En la primera lectura de hoy, aprendemos que la valentía, lo cual reemplaza al temor, es uno de los frutos del amor. ¿Por qué? Bien, piensa en esto: ¿Cómo podemos tener miedo nosotros de algo si sabemos que Dios nos ama? ¡Así es el Señor!; Él es infinitamente más grande y más poderoso que cualquier cosa a la que podríamos temer.

 

el miedo

El sentimiento del temor está arraigado en la idea de que Dios no siempre nos ama lo suficiente o que no le importan nuestras circunstancias lo suficiente como para satisfacer cada necesidad y salvarnos de todo lo que parece temeroso. Pero si hacemos todo lo posible por tomar las decisiones por medio o con la ayuda del Espíritu Santo y para seguir a Jesús y mantenernos unidos a Dios; entonces El Temor no tiene fundamento; El Temor no tiene ninguna base.

 

¿Qué está pasando en tú vida que es malo y quizás empeore? ¿De qué tienes miedo que quizás suceda? ¿Qué sería el peor de los casos? ¿Has entregado esto a Dios? ¿ Puedes relajarte sabiendo que a Jesús le importa?

 

Es justo sentirse preocupado. Sabemos que si suceden cosas malas porque nosotros (o nuestros seres queridos) hemos tomado malas decisiones. Merecidamente nos preocupamos por las dificultades por las que estamos pasando.

 

Sin embargo, cuando el temor toma esta preocupación sana y la cambia en angustia, esto hace que quitemos nuestros ojos de Jesús y nos hace habitar en todo lo que está equivocado, y así nos olvidamos del amor fiel de Dios. El miedo es una preocupación, por falta de confianza en Dios.  

 

El amor perfecto hace salir al temor. ¿Qué es el amor “perfecto”? En la escritura, la palabra “perfecto” no significa “sin errores”. Significa “completo, total y lleno”. El amor de Dios es perfecto. Él se preocupa por nosotros sin cometer errores y también sin que nos falte nada que sea bueno para nosotros. ¡Jesús es todo lo que necesitamos para todo lo que necesitamos! Por lo tanto, si recurrimos a Dios y confiamos en la plenitud de su amor, el temor se disuelve en la nada impotente.

 

Dios me libro de temores

 

Cada crucifijo que vemos es un recordatorio de que podemos confiar en la bondad de Dios. ¿Si Jesús murió por ti en gran dolor y sufrimiento, no hará también él todo lo demás por ti que es bueno? Es por esto que, en el pasaje del Evangelio de hoy, Jesús dice, “¡Contrólate! ¡Ten confianza! ¡Soy yo, no tengas miedo!”  En cualquier situación terrible, Jesús camina con nosotros. Él nos mantiene a flote aun cuando pensamos que nos estamos ahogando. ¿Parece real su presencia a tu lado? ¿O parece más como un fantasma: intangible e indisponible, incapaz de hacer una diferencia? ¡Esto puede ser bastante espantoso! Si eso es el caso, él está moviendo su cabeza, diciendo, “¡Para eso Yo estoy aquí” ¡No tengas miedo”

 

El temor toma verdades a medias y suposiciones completamente falsas y las hace más grande de lo que podemos soportar. ¡Extingue sus mentiras y sus imágenes! ¡Mantén tus ojos en Jesús! Escúchalo decir: “¿Mi amado, por qué tienes miedo? Yo estoy siempre contigo. Siéntete seguro de que ningún desastre te agobiará ni te destruirá lo que te he dado, porque yo convertiré cada tormenta en una bendición. No temas a nada, querido amigo/a. No temas a nada, porque mi amor es suficiente”.

 

Fuente: “Reflexiones para el alma”


Calendario

agosto 2017
L M X J V S D
« Jul    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Blogueros con el Papa

.

BLOG DESTACADO (por el Directorio de Blogs de Católicos)

.

.

free counters

.

Mapa Visitas hoy

religion y espiritualidad

Visitas totales

  • 1,199,145 hits

Únete a otros 200 seguidores