Blog para jóvenes cristianos

Archive for the ‘El Amor de Dios’ Category

Hoy me gustaría reflexionar acerca de la oración en comunidad.

Pensamos que nuestra oración personal es suficiente, que hablamos con Dios un momento a nuestra forma y eso es suficiente. Pero no lo es. Cuando participamos de un grupo y todos clamamos al Señor, se potencia su acción en nosotros. Un corazón alejado de El, es como la tierra seca que no ha recibido agua durante mucho tiempo, es un desierto. Y cuando entramos en la oración y dejamos que el Espíritu Santo entre en nuestro ser, sentimos dentro nuestro la sensación de estar siendo refrescados por el Agua Viva del Espíritu de Dios. Y notamos que nuestro interior estaba realmente seco y sin vida, que nuestra mente y nuestra alma estaba llena de preocupaciones y cargas. Pero descubrimos que en el Señor pueden descansar todas nuestras cargas, podemos pedirle que nos guíe y que nos alivie el peso de nuestras preocupaciones. Dejamos en Sus Manos nuestra vida y nuestro futuro. También le entregamos a nuestros seres queridos, a las personas que mas apreciamos y le pedimos que se haga Su Voluntad en nuestra existencia. Porque sabemos que los designios de Dios a veces son incomprensibles, y quizas no lo enbtendemos, pero luego que pasa el tiempo nos damos cuenta que lo que pasa siempre es lo mejor para nosotros,. Porque si estamos en presencia de Dios y le entregamos con un corazon sencillo y confiado todo lo que pensamos y sentimos, veremos los frutos de dicha entrega en nuestra vida. Ten fe, confía, no te rindas.

 

Autora: Marilyn.

Hola queridos hermanos,

Hoy me gustaría reflexionar con ustedes sobre las acciones en la vida en concreto que demuestran nuestra fe y nuestro amor por Dios.

 

 

Creo que es muy importante sentir en nuestro corazón la presencia y el Amor perfecto que Dios Padre nos tiene. Es increíble la forma en que cambia nuestra vida a partir del momento en que tenemos un verdadero encuentro con el Señor. ¿Y a qué se refiere ese encuentro? A ese momento en el cual realmente sentiste en tu corazón esa paz y esa serenidad que solo Dios nos brinda. Ese momento en el cual el amor perfecto del Señor invadió todo tu ser y te sentiste abrazado y consolado como un niño en los dulces brazos de Su Padre. Ese momento en el cual sentiste que toda tu vida descansa en las manos de tu Padre Amoroso y que no hay nada que temer ni por lo cual estar ansioso o preocupado, pues El se encarga de todo y te guía para que puedas seguir el mejor camino para tu vida.

 

Creo que cuando nos alejamos de la oración personal, nos alejamos de Dios. Y creo que eso impacta en nuestra vida cotidiana, pues nos sentimos vacíos, y es un vacío especial… como si nos faltara algo dentro nuestro… una parte que no se llena con nada en este mundo… solo con el Amor de nuestro Señor. Y es entonces, cuando comenzamos a buscar llenar ese vacío con el amor de otras personas: amigos, familia, pareja… y luego nos damos cuenta que no nos completan en totalidad.. que seguimos incompletos. Y es cuando volvemos a la oración, a la fe, a ese sentirnos necesitados de la presencia de Dios en nuestra vida. Es cuando experimentamos realmente la importancia que tiene estar cerca de la fe y de la oración, medios que nos acercan al Amor en su estado mas puro y perfecto: el Amor de nuestro Creador.

 

Por eso querida hermana/o, te animo a que no te alejes de la fe, que no te alejes de Dios. Conserva en tu corazón el deseo y las ansias de estar en presencia del Señor. Búscalo, pídele. Nadie te ama como El.

 

Autora: Marilyn 

 

Ven Espíritu Santo! Llénanos con Tu Poder!! 

 

Perdon por nuestras faltas, somos imperfectos y no somos dignos de estar en Tu presencia ni de estar al frente de la misión que nos encargas.

 

Tantos errores,,, nos confundimos, nos equivocamos, lastimamos,,,,aunque tratamos de ser puros y lo mas cercanos a Ti, no podemos. Como decía el Apóstol Pablo: “No hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero”. Es la obra del pecado original, de ser seres con tendencia al pecado.

 

 

Cuanto quisiera ser santa para estar en Tu presencia! Poder ser lo mas cercano a la pureza Señor! Por favor ayúdame, guíame. Porque sabes que mi vida entera es Tuya. Y con gritos de clamor me postro a Tus pies, y como Magdalena te digo que me perdones. Que limpies de mi todo lo que no es Tuyo. Alivia de mi las cargas, las dejo a Tus pies Señor, carga mi yugo.

 

Quiero hacer Tu Voluntad y no la mía. No quiero salir de Tu camino pero soy débil, no tengo la fuerza que Tu tienes. Me siento una pequeña desprotegida, que necesita de Tu abrazo Señor.

 

Perdon. Vuelvo a Tus brazos. Recíbeme por favor. Amen!

 

Autora: Marilyn

 

Hola queridos lectores!

Hoy compartiré sobre mi experiencia en la Misa del domingo pasado.

 

Ese día llegué más temprano, unos quince minutos antes. Y las luces del Templo estaban apagadas, entonces aproveché para ponerme en oración con el Señor. Cerré los ojos y en postura de profunda contemplación traté de sentir a nuestro Señor al lado mío, El me estaba acompañando. Sentí Su abrazo santo, su santa compañía, experimenté su presencia de Paz y tranquilidad que llenaba mi corazón de Su Espíritu Santo y me colmaba de Su Protección y Su gracia. Mi alma rebalsaba de Su fuerza y Su Amor. Fue hermoso. Y en ese momento pensaba: ¿Qué mejor que estar aquí junto al Señor? ¿Qué puede ser mejor? Y estaba feliz de poder estar allí, en la Casa de Dios junto a El, agradeciéndole por manifestarse de tal forma conmigo, por darme la gracia de sentirlo tan cercano. Por darme la bendición de sentir su abrazo y en Sus brazos poder descansar, y experimentar que no hay ningún abrazo más puro y pleno que el Suyo, ningún abrazo que sacie hasta lo más profundo nuestra necesidad de amor.

 

 

Entonces me propuse de ahora en más llegar más temprano a la Misa, y los aliento a hacer lo mismo. Pues en esos momentos podemos preparar nuestro corazón en oración para lo que será una hora santa de celebración de fe con nuestros hermanos, para luego recibir la Santa Eucaristía, el Cuerpo y Sangre de nuestro Señor, para llenarnos de fuerza espiritual para luego salir renovados nuevamente al mundo, a ser luz en medio de tinieblas, a ser testimonio de bondad, a ser testigos de la Buena Nueva: la Salvación de nuestro Señor, a ser instrumentos del Poder de Dios en la vida de otros, a llevar esperanza y paz a tantos corazones tristes y desolados…

 

Durante la Misa la predica del Padre llenó mi corazón de las Palabras de Dios, yo rezaba por el Párroco antes y durante su predica, para que no sean sus palabras sino las palabras de nuestro Señor, para que pueda ser instrumento de Dios y nos pueda transmitir Su mensaje. A la vez que alababa y agradecía a Dios en mi corazón por su vida, porque le dijo que SI al llamado al sacerdocio, por guiarlo hasta esa Parroquia y ser nuestro Pastor, nuestro representante de Dios cercano, siempre tan servicial y generoso, como un padre espiritual. Por eso, los invito a orar por sus Párrocos, necesitan de nuestra oración, ellos han elegido un modo de vida que exige esfuerzo, y todo por nosotros, para llevarnos la Palabra y el Amor de Dios, para darnos  la Santa Eucaristía y los Santos Sacramentos, una tarea muy bendecida que les trae muchos frutos maravillosos, pero para ello también nosotros debemos apoyarlos con nuestra oración, así como siempre nos pide el Papa Francisco, recemos por nuestro Santo Padre y también por nuestros sacerdotes!

 

En la parte de darnos la paz, ocurrió algo maravilloso. Detrás mío estaba un matrimonio que nunca me saludan y siempre tienen una actitud poco fraterna cada vez que nos cruzamos. Durante la Misa pensaba en el momento de la paz, y esperaba con expectativa ese momento, en mi mente pasaban pensamientos como: ¿querrán saludarme ahora? ¿evitarán mi saludo de paz cuando me dé vuelta a darles la paz del Señor? ¿querrán evitarme aún en el Templo de Dios? y pensaba también que otras personas en mi lugar querrían evitar ese momento y no saludarlos, con enojo en su corazón no se darían vuelta…. Pero en mi corazón sentía que el Señor me pedía tener una actitud semejante a Jesús, y librar mi alma de todo rencor o enojo y perdonar mirándolos con los ojos de nuestro Señor. Porque el enojo, el odio, el sentimiento de venganza es un veneno que contamina todo nuestro ser y nos enferma, no nos deja estar más cerca de nuestro Padre Celestial, y eso no es lo que nos enseña nuestro Señor… sino más bien que seamos ejemplos de amor fraterno, perdón, e instrumentos del Amor de Dios a cada persona que encontramos…

 

Entonces en el momento de darnos la paz, medí vuelta y con una sonrisa extendí mi mano y dije: “la paz del Señor” y para mi sorpresa la reacción de ellos fue una sonrisa de hermandad y en vez de darme la mano, me abrazaron y besaron la mejilla (saludo que se usa en Argentina, es común besar la mejilla como gesto amistoso). Y en ese momento, una paz enorme invadió todo mi ser, un alivio maravilloso al saber que ese enojo o trato hostil desapareció, que a partir de ahora cada vez que los cruce en mi camino, los puedo ver con una sonrisa de hermana en Dios, sabiendo que nos hemos dado la paz del Señor en el Templo de nuestro Dios.

 

Pasé un hermoso domingo en presencia de nuestro Señor. Y ya espero con ansias el próximo encuentro en la Misa del fin de semana que viene.

 

Queridos hermanos en Dios de todos los países, los aliento y los invito a acercarse a su Iglesia cercana y participar de la Misa, aunque haga mucho tiempo que no van, aunque les parezca aburrida o no entiendan bien de qué se trata. Los aliento a ir!!! Los invito con fervor a ir queridos hermanitos!!! No se van a arrepentir! Al contrario, comenzarán a sentir en sus corazones la paz y la tranquilidad que solo Dios puede darnos….

 

¡¡Alabado sea Dios por tanto Amor!!

 

Autora: Marilyn

 

Dios me dice que me ama. Así como soy. Así tal cual soy, con mis virtudes, mis cualidades, mis habilidades que son todo regalo suyo. Y también ama mis defectos, mis luchas, mis errores y equivocaciones. Me ama como soy.

 

 

Quiere que mejore, pero me toma de la mano, me dice que Él es puro amor, que nada malo viene de El. Me abraza, me ama, me da cariño y calor. Llena mi corazón de su infinito amor. Derrama en mi toda Su gracia.

 

Y pone en el camino de mi vida a personitas que son verdaderas bendiciones: amigos, conocidos, con quienes estudio o trabajo, con quienes me encuentro…. son todas bendiciones de Dios. Y lo siento en mi corazón.

 

Gracias Señor! Yo te amo también! Y no me averguenzo de decirlo y de exclamarlo en voz alta para que todos escuchen que sos mi amor!!!

 

Y gracias por todas las personas que son manifestaciones de Tu amor. Sé que un día pondrás en mi camino a ese varón, hombre de fe que me acompañará y juntos caminaremos por el Camino del Bien y haremos Tu voluntad. Amen!!

 

Autora: Marilyn

 

 

Hola queridos lectores,

Hoy me gustaría compartir con ustedes sobre la providencia de Dios.

¿Qué es? A veces escuchamos la frase: “no te preocupes, Dios proveerá”. Es decir, es la confianza plena que nuestro Dios nos cuida y nos ayuda, que si estamos pasando por algún momento difícil nos va a ayudar. Que si necesitamos algo o a alguien, él nos lo presetará, en el momento y en el lugar que sea Su voluntad y no la nuestra.

 

 

Esto no quiere decir que nosotros no hagamos nada de esfuerzo para conseguir lo que necesitamos, por supuesto que no. Al contrario, Dios nos hizo libres y nos dotó de capacidades y habilidades únicas que debemos poner en práctica. Confiar en la Providencia de Dios, es una actitud de fe, es la gracia del Señor que nos regala que nos hace confiar en que El resolverá hasta lo imposible. Asi como dice la cita: “Si tuvieras fe, como un granito de mostaza, tú le dirías a las montañas, muévete, y se moverán”.

 

Hoy los invito en confiar en Dios, en pedir la gracia de la fe que nos permita estar seguros que nada es imposible para Dios. Y que si ponemos en manos del Señor cualquier situación que nos preocupa, El actuará, según Su voluntad, en el tiempo y en la forma que sea más conveniente.

 

“Fíjense en las aves del cielo: no siembran, ni cosechan, no guardan alimentos en graneros, y sin embargo el Padre del Cielo, el Padre de ustedes, las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que las aves?” (Mt 6,26)

 

Autora: Marilyn

 

Señor te amo! Te amo mi Dios! Amor inexplicable,  lo experimento dentro de mi corazón. Arde en mi pecho la llama de tu amor, quema en mi interior el fuego de tu Espíritu, siento en mi alma la fuerza de tu Poder.

Eres tan grande, perfecto, magnífico… Y a la vez eres tan simple, tan cercano, tan humilde,,, te acercas con ternura, me tomas entre tus brazos y con un tierno abrazo me dices que me amas,,,, eres puro Amor.

 

Tu fuerza derriba montañas, tu Poder destruye todo mal, tu puedes romper toda cadena: miedos, angustia, depresión, preocupación…

Y esto no es un poema sin sentido, una simple narración bonita… Esto es real, se hace realidad ante mis propios ojos. Veo milagros de sanación que obras mediante el poder de la oración, veo liberaciones de miedos y de angustias, veo cómo levantas al oprimido y sanas al enfermo.

 

Ten fe y podrás!!! Cómo puedo callarme ante tales cosas?? No puedo, me es imposible. Porque siento que mi testimonio se tiene que hacer oír. Que todas las naciones del mundo sepan de tu gran Amor, de tu Poder que derriba cualquier obstáculo y problema, solo hace falta tener fe. Pero no cualquier fe, una fe indestructible, una fe arraigada en roca firme.

Autora: Marilyn.

En verdad les digo: si tuvieran fe, del tamaño de un granito de mostaza, le dirían a este cerro: Quítate de ahí y ponte más allá, y el cerro obedecería.           Nada sería imposible para ustedes.” (Mt 17, 20-21)

 


¡BIENVENIDO A MI BLOG!

Calendario

junio 2017
L M X J V S D
« May    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Blogueros con el Papa

.

BLOG DESTACADO (por el Directorio de Blogs de Católicos)

.

.

free counters

.

Mapa Visitas hoy

religion y espiritualidad

Visitas totales

  • 1,175,080 hits

Únete a otros 198 seguidores